Las fracturas se originan producto de la rotura de huesos, en el caso de las manos, deben ser siempre tratadas con importancia, toda vez que la pérdida de la función de la mano en un grado muy intenso puede interferir directamente en el uso de la extremidad superior, son frecuentes en las personas adultas y en algunos casos pueden ser potencialmente graves.

Fracturas en las manos